Ir al contenido principal

Petit Panthéon Portatif.


Pequeño panteón portátil.
Alain Badiou.
“El primer título que había pensado para esta serie de homenajes a filósofos franceses desaparecidos era: “Oraciones fúnebres”. Es un título que, a falta de ser alegre, cubre una historia literaria famosa. Pero además es inexacto, pues mi sentimiento cada vez que hablo de estos amigos, de estos enemigos, de esos compañeros en un juego muy complicado que fueron esos filósofos que acompañaron mi vida, mis lecturas, mis conflictos y mis entusiasmos, este sentimiento no es el de un Bousset, inmenso escritor, pero al servicio de la Potencia. No puedo sostener la dirección obligada de la plegaria, del ejemplo, o incluso del juicio. Así, cuando Eric Hazan me propuso el título actual, lo acepté sin pensar, sobretodo porque me parecía muy a tono, y muy alejado de la muerte. Ahora bien, sostengo que la muerte no debe interesarnos, ni la depresión. Si la filosofía sirve para algo, es para alejar de nosotros el cáliz de las pasiones tristes, para enseñarnos que la piedad no es un afecto leal, ni el llanto ni el lamento una razón para tener razón, ni la víctima a partir de lo que nosotros debemos pensar. Por una parte, como lo establece, y de una vez por todas, el gesto platónico, es desde la Verdad, declinada si es necesario como Belleza o como Bien, desde donde se origina toda pasión lícita y toda creación que se pretenda como universal. Por otra parte, el animal humano, como lo sabía Rousseau, es esencialmente bueno, y, cuando no lo es, es que alguna causa exterior le obliga a ello, causa que debe ser detectada, combatida, y destruida, de ser posible cuanto antes, sin el menor titubeo.
Aquellos que pretenden que el animal humano es maligno no quieren sino domesticarlo, al servicio de la circulación de los capitales, para hacer de él un asalariado moroso y un consumidor deprimido. Capaz como es de crear en diversos mundos, verdades eternas, el hombre detenta en sí mismo el ángel del que las religiones quisieron acompañarlo. Esto es lo que enseña, desde siempre, la filosofía propiamente dicha. Para que este ángel interior se declare, importa tener un principio, una máxima, al final siempre la misma bajo una gran variedad de formas. Elijamos la de Mao: “Rechazad vuestras ilusiones y preparaos para (en) la lucha”. Sostener la verdad contra lo ilusorio y cualquiera que sean las circunstancias, combatir es mejor que rendirse, sólo veo una verdadera filosofía, como lo son las de los catorce pensadores que mi pequeño panteón alberga en sus nombres propios, aunque se pueda desear otra cosa.
(…) En suma, convoco a mis amigos los filósofos desaparecidos como testigos de cargo en el proceso entablado por el infinito contra los falsificadores. Que vengan a decir por el intermediario de esta voz que pronuncia su elogio, que el imperativo del materialismo democrático contemporáneo: ¡Vivir sin idea! es a la vez vil e inconsistente.
Estos textos son de forma y destino muy diferentes. Se trata en todos los casos de homenajes rendidos a grandes espíritus con frecuencia con motivo de su desaparición, o de un aniversario de esa desaparición, o de un coloquio que les era dedicado. Pero estos homenajes van del breve artículo a la larga meditación, sin que estas diferencias tengan aquí algún sentido jerárquico, cualquiera que sea. Las últimas páginas “Origen de los textos”, indican, por lo demás, no sólo la fecha y la procedencia de estos pequeños escritos, sino también algunos complementos concernientes a mi relación intelectual con los filósofos de los que hablo.
Si bien algunos fueron maestros de mi juventud, de ninguno de ellos diría hoy sino que lo fueron, sin reservas, de su construcción. A algunos estuve ligado por la amistad, tuve con otros alguna querella. Pero estoy contento de decir aquí que, frente a las pociones que se nos quieren hacer tragar, a estos catorce filósofos muertos, bueno … los amo a todos. Sí, yo los amo”.
Jacques Lacan (1901-1981)
Georges Canguilhem (1904-1995) y
Jean Cavaillès (1903-1944)
Jean-Paul Sartre (1905-1980)
Jean Hyppolite (1907-1968)
Louis Althusser (1918-1990)
Jean-François Lyotard (1924-1998)
Gilles Deleuze (1925-1995)
Michel Foucault (1926-1984)
Jacques Derrida (1930-2004)
Jean Borreil (1938-1992)
Philippe Lacoue-Labarthe (1940-2007)
Gilles Châtelet (1945-1999)
Françoise Proust (1947-1998)

Comentarios

  1. Bello texto de un hombre alto parado frente al final de su camino. Gracias profe!

    ResponderEliminar
  2. http://www.brumaria.net/erzio/publicacion/11.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una reseña de El Siglo de Alain Badiou.

PorJuan Manuel Melero.



El sigloreúne un ciclo de clases de Alain Badiou, dictadas entre octubre de 1998 y marzo del 2000. Se suma a éstas un epílogo, del año 2004. Su objeto es ni más ni menos que ese siglo cuya línea de cierre, en términos del calendario, nos encontrábamos pisando por entonces. Pero su objetivo no es hacer un balance general o un juicio de valor sobre lo que habría sido el siglo XX, sino intentar una lectura de la subjetividad que lo sostuvo, de las pasiones que le dieron impulso, mediante un trinchado de discursos: las políticas, las artes, las ciencias. Lo primero que se advierte es que en ese sentido se han ensayado diferentes maneras de circunscribir el siglo, y que ellas dependen, principalmente,  del modo de captar la relación entre violencia y transformación histórica. Entonces, la periodización más difundida, y también la más fuerte en este libro, hace comenzar al siglo en los años 1914-18, lapso de la primera guerra llamada mundial, que incluye además a 1917, …

Ce merveilleux petit chat.

Ce merveilleux petit chat avait pour nom "Royan". C'est une ville au bord de l'Atlantique, où ce chat, tout petit et perdu, a été trouvé par mon fils adoptif (d'origine congolaise) Oliver Ntumba-Winter-Badiou. Malheureusement, cette adorable bête était une peu folle, elle sautait partout sans faire attention, il fallait toujours fermer toutes les fenêtres et toutes les portes... Royan a fini, un matin, par sauter par la fenêtre, il a fait une chute de six étages. Il n'était pas mort ! Je l'ai emmené tout doucement chez le vétérinaire. Il a lutté encore deux jours, après des soins délicats et difficiles, mais il a succombé à la fin. Nous avons tous beaucoup pleuré... Alain B.

Laclau, Badiou y la política.

FUNDACIÓN HÁBITAT Y SALUD URBANA Laboratorio de Ideas. Espacio de Pensamiento. LACLAU, BADIOU y LA POLÍTICA. Conferencia de TIMOTHY APPLETON (Profesor de Lingüística en la Universidad Camilo José Cela, Madrid. Estudió discurso político con E. Laclau en la Universidad de Essex. Se doctoró en Filosofía en la Universidad Complutense. Tema: La teoría política después de Lacan). Presenta AMÉRICO CRISTÓFALO (Vicedecano de la Facultad de Filosofía y Letras UBA, Licenciado en Letras, Profesor Asociado del Departamento de Letras. Director del Departamento de Letras. Publicaciones de libros, varios). Miércoles 17 de agosto, 19.30 hs. Palestina 780 (timbre Fu).
Confirmar presencia. Lugares limitados.