Ir al contenido principal

Subvertir la política.



PREFACIO
Alain Badiou

Es una verdadera dicha para mí que mi amigo, mi camarada-de-pensamiento Raúl Cerdeiras, se decida al fin a reunir sus textos más importantes y a publicarlos. Eso completará con felicidad el esfuerzo propiamente extraordinario que representa la publicación regular, durante más de veinte años, de la revista Acontecimiento.
Cuando Raúl y yo nos encontramos, en la segunda mitad de los años ochenta del siglo pasado, estábamos, tanto uno como el otro, aislados en extremo. A escala mundial, era la época de la contrarrevolución triunfante. Sin duda, algunas formas extremas de poder reaccionario le habían cedido el lugar a “democracias” más presentables. En Francia, el partido socialista estaba en el poder después de veintitrés años ininterrumpidos de gobiernos de la derecha. En Argentina, la espantosa dictadura militar no había sobrevivido a la guerra de Malvinas y los políticos del parlamentarismo habían retomado el poder. Sin embargo, ¿se podía decir que Alfonsín en Argentina o Mitterrand en Francia representaban formas de lo que Raúl y yo llamábamos una política de emancipación? Contrariamente a un gran número de intelectuales y de militantes, uno y otro respondíamos: ¡Para nada! Uno y otro habíamos concluido, de manera separada, con pequeños grupos de amigos y camaradas (los de la UCFML y los de l’Organisation politique por mi lado,* los de la revista Acontecimiento por el lado de Raúl), que la política de emancipación debía construirse y desarrollarse siempre a distancia del Estado.
Esta fórmula, y las consecuencias que se derivan de ella, han cimentado hasta ahora nuestra amistad. De lo que se trata es de una verdadera revolución conceptual en la idea misma de la política revolucionaria. Mientras que la visión clásica equivale a decir que todo el problema consiste en adueñarse del poder de Estado, ya sea por medio de las elecciones, ya por la fuerza, nuestra visión común sostiene que es en el pueblo, en lo que se dice, se hace o se piensa en él, donde una auténtica política de emancipación encuentra la fuente de su existencia y de su despliegue. Y que eso solo es posible si –interesándose a la vez, vivamente, en los avatares sucesivos del poder del Estado, analizándolos, levantando contra tal o cual decisión del Estado movilizaciones y organizaciones populares– la política se mantiene por completo independiente de aquello contra lo cual se constituye.
Desde luego, en un segundo plano de este imperativo, que puede enunciarse “Piensa y actúa siempre a distancia del Estado, incluso –y sobre todo– cuando se trata de combatirlo”, hay un vasto trabajo intelectual y práctico. Raúl tuvo la amabilidad de pensar que ciertos aspectos de mi filosofía eran importantes para preservar en cada uno la capacidad de –nunca mejor dicho– mantener la distancia. En la idea de la política como procedimiento de verdad irreductible al estado de una situación; en el acontecimiento como fuerza profunda, imprevisible, de una nueva secuencia de emancipación; en el carácter genérico, es decir, realmente universal, dirigido a todos, de una verdadera política: en todo esto encontró con qué alimentar su propia reflexión sobre las características, los atolladeros provisorios y las decisiones particulares de una política gracias a la cual la libertad se anuda con la igualdad, en lugar de contradecirla.
Tanto uno como el otro teníamos ejemplos concretos de momentos en que aparece el esbozo, el ejemplo provisorio de tal política. Por mi lado, había ciertos aspectos de la Revolución Cultural China y de Mayo del 68 que la Organización política prolongaba, con invención, en las fábricas y en los barrios. También estaba la acción organizada de los proletarios sin papeles durante los años noventa, que nos había permitido, entre otras cosas, darle un nuevo sentido político a la palabra “obrero”. Por el lado de Raúl, estaba la admirable movilización, bajo la dictadura, de las “Madres de Plaza de Mayo” y, más tarde, ciertos aspectos de la empresa zapatista en Chiapas, en especial el hecho de que, aun cuando disponía de una fuerza armada, Marcos y sus compañeros no la destinaban a adueñarse del poder, sino únicamente a defender su predominio político en el territorio que habían conquistado y organizado. Raúl y yo, con nuestros amigos y nuestros camaradas, intentábamos así extraer de esos ejemplos lecciones válidas para la acción y la organización por venir. Nada nos desvió nunca de esta tarea, ni en el terreno del pensamiento puro ni en el de la acción colectiva.
Compartíamos la idea de que la cuestión más difícil, la más concentrada, era la del Sujeto de la política de emancipación, desde el momento en que, sin renegar de Marx ni de Lenin, pensábamos que no se podía reconocer tal Sujeto ni en la objetividad de una clase social, como el proletariado, ni en la forma singular de una organización, como el Partido. Por eso examinamos, uno y otro, lo que podíamos retener, en lo tocante a esta cuestión, de las enseñanzas generales del psicoanálisis y, especialmente, del esfuerzo de Lacan por poner las categorías de “real” y de “sujeto” en el centro de su pensamiento, como intentábamos hacerlo en el terreno de la política a través de las nociones de “situación” y de “subjetividad política”. Esta búsqueda libre de referencias contemporáneas que nos fueran útiles establecía entre nosotros un vínculo suplementario.
Todo empezó, entre nosotros, por una carta que Raúl me hizo llegar y a la cual, al reconocer el estilo y el tono de un verdadero camarada, respondí. Luego nos vimos en París, después en Buenos Aires. Guardo un recuerdo memorable de esos momentos: largas discusiones, reuniones improvisadas, mezcla de lenguas, noches de tango, almuerzos apasionados, conferencias, diálogos… Incluso el año pasado compartimos el estrado de una suerte de mitin en que hablamos una vez más, cada uno a su manera, a contracorriente de la opinión “de izquierda”. En efecto, así como yo no había adherido a los gobiernos de Mitterrand entre 1981 y 1995, Raúl no adhirió a Kirchner ni al “kirchnerismo”. En la adhesión de un gran número de intelectuales a esas formas de gobierno, él vio, a muy justo título, una capitulación del pensamiento, el efecto negativo de lo que se podría llamar la atracción del Estado, que arruina en aquellos que ceden a ella toda capacidad para pensar y para practicar una real novedad política.
Le debo también a Raúl una parte importante del reconocimiento que fui alcanzando como filósofo, poco a poco, en Argentina, y luego en todo el continente sudamericano. Tradujo al español y publicó en Acontecimiento, sin discontinuidad, un gran número de textos que yo había escrito, en especial los que conciernen al vínculo entre filosofía y política, a lo que llamo “metapolítica”. Y además, sobre todo, constituyó y dirigió un equipo que tradujo, explicándoselo a sí mismo bajo la dirección de Raúl, el libro mío que es, sin duda, el más importante, pero también el más complejo: El ser y el acontecimiento. Fue para mí una inmensa alegría ver cómo se materializaba, de este modo, el largo camino de amistad militante y personal que habíamos recorrido.
Cuando lo conocí en Buenos Aires, Raúl les daba a algunos interlocutores interesados una suerte de clases en que la filosofía desembocaba en perspectivas prácticas. Esas clases en forma de diálogos eran, al mismo tiempo, de una densidad y de una elegancia decididamente asombrosas. Por eso le puse muy pronto, como sobrenombre, “el Sócrates de Buenos Aires”. A modo de respuesta, él me apodó “el Platón de París”. Es una buena noticia saber que hoy, en las condiciones que conocemos, “distantes aunque sin dejar de pesar uno sobre el otro”, como dice Claudel, una especie de Platón y una variante de Sócrates mantienen amistosamente una discusión transatlántica.




* “Unión de comunistas de Francia marxista-leninista” y “Organización política”, respectivamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una reseña de El Siglo de Alain Badiou.

PorJuan Manuel Melero.



El sigloreúne un ciclo de clases de Alain Badiou, dictadas entre octubre de 1998 y marzo del 2000. Se suma a éstas un epílogo, del año 2004. Su objeto es ni más ni menos que ese siglo cuya línea de cierre, en términos del calendario, nos encontrábamos pisando por entonces. Pero su objetivo no es hacer un balance general o un juicio de valor sobre lo que habría sido el siglo XX, sino intentar una lectura de la subjetividad que lo sostuvo, de las pasiones que le dieron impulso, mediante un trinchado de discursos: las políticas, las artes, las ciencias. Lo primero que se advierte es que en ese sentido se han ensayado diferentes maneras de circunscribir el siglo, y que ellas dependen, principalmente,  del modo de captar la relación entre violencia y transformación histórica. Entonces, la periodización más difundida, y también la más fuerte en este libro, hace comenzar al siglo en los años 1914-18, lapso de la primera guerra llamada mundial, que incluye además a 1917, …

Ce merveilleux petit chat.

Ce merveilleux petit chat avait pour nom "Royan". C'est une ville au bord de l'Atlantique, où ce chat, tout petit et perdu, a été trouvé par mon fils adoptif (d'origine congolaise) Oliver Ntumba-Winter-Badiou. Malheureusement, cette adorable bête était une peu folle, elle sautait partout sans faire attention, il fallait toujours fermer toutes les fenêtres et toutes les portes... Royan a fini, un matin, par sauter par la fenêtre, il a fait une chute de six étages. Il n'était pas mort ! Je l'ai emmené tout doucement chez le vétérinaire. Il a lutté encore deux jours, après des soins délicats et difficiles, mais il a succombé à la fin. Nous avons tous beaucoup pleuré... Alain B.

Laclau, Badiou y la política.

FUNDACIÓN HÁBITAT Y SALUD URBANA Laboratorio de Ideas. Espacio de Pensamiento. LACLAU, BADIOU y LA POLÍTICA. Conferencia de TIMOTHY APPLETON (Profesor de Lingüística en la Universidad Camilo José Cela, Madrid. Estudió discurso político con E. Laclau en la Universidad de Essex. Se doctoró en Filosofía en la Universidad Complutense. Tema: La teoría política después de Lacan). Presenta AMÉRICO CRISTÓFALO (Vicedecano de la Facultad de Filosofía y Letras UBA, Licenciado en Letras, Profesor Asociado del Departamento de Letras. Director del Departamento de Letras. Publicaciones de libros, varios). Miércoles 17 de agosto, 19.30 hs. Palestina 780 (timbre Fu).
Confirmar presencia. Lugares limitados.